Translate To:

lunes, 3 de enero de 2011

Sociedad

Publica aquí tus textos sobre sociedad seguido de la dirección de tu blog.

3 comentarios:

Susana Bailén dijo...

Qué circo. Cuánta risa.

Vive. Y ríete de las penas. Jaja. Mira el mundo desde fuera. Qué circo. Luce tu nuevo peinado. Cabellos al viento. Y ríe. Ríe. Canta. Llora. Mira al mundo de pies a cabeza. Bonito circo. Jaja. Y ríete de los que piensan demasiado. Y aún más de los que no piensan. Demasiada risa para mis pulmones. Respira. O deja de hacerlo. Morirás igual. Gracioso. Qué mundo. Que circo. Qué risa. Qué pena. Jaja. Bonito peinado señora. Baila. Siente el ridículo en tus venas. Y ríete de ellos. De los que no lo sienten. Jaja. Y un globo que vuela allá en lo alto. Viva la globalización. Qué planeta. Mestizaje. Bonita mezcla. El negro es un color elegante. Cuánta hipocresía. No tengo dinero. Hay crisis. Jaja. Menudo circo. ¿Fumas? No, lo estoy dejando. Bah, tonterías. Y más risa. Jajajajaja. Huellas. Pasos. Andadas. A ningún lado. Vueltas y más vueltas. Bonito planeta. Pero siempre el mismo. Cómo cambian las cosas. Jaja. Risas. Los árboles seguirán creciendo sin ti. Créelo. Qué desgracia. Pobre hombre. Viva nuestro circo. Ponte el disfraz de persona importante. Vaya cuadro. Lo que hay que oír por ahí. No oigas. Pero haz algo. No, mejor, no te muevas. Búrlate del destino. Que nadie te diga lo que has de hacer en esta vida. Vaya circo nos han montado. ¿Por qué? ¿Para qué? Si no sirve de nada. No te muevas. Pasividad. Mira al mundo cara a cara. ¿Para qué? Para nada. Sencillo. Muere. Y monta tu propio circo. Jaja. Risas y más risas. Qué bonito. Cuánta gente. Cuántos enanos. Sí, es lo que tienen los circos. Gente y más gente. Toda insignificante. Menudo circo. Cuánta risa.

Ibrán dijo...

La verdad, dudé en qué categoría colocar mi blog, porque es más un espacio de reflexión que otra cosa. Aunque eso sí, las reflexiones suelen ser sociales.
Aquí dejo mi blog: http://diariodeunamentecaotica.blogspot.com/
Muchas gracias.

Noelia dijo...

A veces da miedo saltar al vacío pero, ¿me quieres decir que si yo mañana te pidiera matrimonio no saltarías del susto?
Caminamos con prisa hacia el instituto o trabajo, nos cruzamos con miles de personas cada día, escuchamos cientos de conversaciones y millones de palabras que, unas veces dicen mucho y otras nada. Nos fijamos en el vestido carísimo que nos compraríamos para una fiesta y nos lamentamos de la cartera vacía que hay dentro del bolso.
Olemos a tabaco, contaminación y a hipocresía.
¿Acaso no es esta la clase de vida rápida, sosa y superficial la que nos debería asustar y lanzarnos desde un séptimo piso?
Yo no le tengo miedo a el qué hacer, el qué dirán, la gente que me encuentre, las palabras que oiga, el mal olor de la calle, ni a mi escasa economía.
Yo de lo que realmente tengo miedo es de caer en el círculo vicioso de la sociedad ocupada, vulgar, materialista e insustancial en la que vivimos. Ésta en la que el amor no vale nada, los sentimientos son puramente egoístas, los valores los pone el dinero y los principios descansan en la memoria de algunos de nuestros antepasados.
Más provecho me valdría irme a vivir al fondo del mar y ser la gran amiga de los crustáceos.
Yo le tengo miedo a esto que llamamos mundo. A la destrucción total de la palabra persona.
Hasta mi perro tiene más humanidad; da besitos con cariño y no pide diez euros a cambio, ni se lo va a contar a los amigos, ni lo venderá como exclusiva en el Hola.

http://ultimaenmiespecie.blogspot.com/