Translate To:

lunes, 3 de enero de 2011

Personal

Publica aquí tus textos personales seguido de la dirección de tu blog.

3 comentarios:

Susana Bailén dijo...

Miedo.
Por eso ella nunca llegó. Porque sabía lo que sucedería. Sabía… quién era él. Y no lo dijo nunca. Siempre lo calló. Para hacer como si no existiera… para hacer como si nunca hubiese existido. Siempre tuvo miedo. Miedo. Miedo al amor. A él nunca. Porque sabía quién era él. Le conocía. Como conocía su sonrisa. Y su manera de saber… lo que tenía que decir. Él, siempre la quiso. Como quién quiere a su propia vida. Como quién sabe lo que quiere a cada instante. Y él… él sabía quién era él. Y por supuesto… sabía quién era ella. Y el amor no se puede comprar como se compra el pan. Y ellos se querían. Como se quieren dos enamorados. Y eran tan jóvenes que no supieron apreciarlo. No sabían amar. Y mucho menos su significado. Y por eso ella nunca llegó. Porque al escuchar su voz… al escuchar “Luego nos vemos”, supo que estaba enamorada. Y entonces… entonces tuvo mucho miedo. Porque ella no sabía amar. Y él, él mucho menos. Nunca supo amar. Nunca supo estar enamorado. Pero él… la miraba y sabía que estaba enamorado. Pensaba en ella… y sabía que estaba enamorado. Pero no tenía miedo. Él nunca tuvo miedo. Porque le gustaba arriesgar. Experimentar. Y lanzarse a la aventura. Porque tenía ganas de aprender a amar. Y mucho más… de ser amado. Porque se quería a sí mismo. Y sabía quién era él y lo que quería. Por eso esperó. Esperó hasta el amanecer. Y no apareció. En ese lugar, en ese instante… se consumió. Y se querían como nadie… como quien evita lo inevitable. Como quien sabe que hay cosas que han de pasar. Y aquella noche de verano… se quedaron sentados. Cada uno en un rincón de la ciudad. Esperando a que amaneciera… a que fuera otro día. Esperando a que el miedo desapareciese.
http://susanabailen.blogspot.com

Nieves Casado dijo...

Otra vez tú, otra vez esa sensación, otra vez volver a sufrir, otra vez esos momentos de silencio, otra vez...
Porque lo odio, odio cuando te callas, cuando no me hablas, lo odio pero no quiero odiarlo porque sé que en el fondo te odio a ti y no quiero odiarte porque aún te quiero, te quiero tanto que hasta me duele. Y puede que por eso te odio, por todo el daño que me hace quererte. Pero es tan duro levantarse una mañana y decir: "ya no le quiero, he conseguido olvidarle, simplemente le odio" y que luego vengas con esa carita tuya que tanto me encanta y darme cuenta de que son falsas esperanzas. Pero estoy intentando superarlo, ya no lloro cada noche por ti, no me importa cerrar tus conversaciones sin hablarte, no muero si no te hablo un día y lo más importante es que ya no me pongo celosa con cada una que hablas. Simplemente el olvido lleva tiempo, "olvido" si se le puede llamar así porque sinceramente no se olvida, se pierde en la memoria pero no se olvida, el ser humano todavía no está preparado para olvidar, como esa frase: "el olvido es el nombre que le ponemos al no querer recordar" pero realmente recordamos. El amor te vuelve estúpido dicen y es verdad, lo he comprobado por mi misma pues por ti he hecho tonterías que ni yo pensé que era capaz de hacer por una persona. "Eres mi vida, estaré contigo para siempre" y al instante mi corazón se rompió en mil pedazos.Gracias por después de haberte dado tanto, joderme la vida, hundirme es la más asquerosa de las miserias con tan solo quince años. Espero que no vuelvas a amar, a ser feliz pues no tienes corazón y no sabes más que hacer daño.
Tú que me has hecho tanto daño, tú que te has reído tanto de mi, esto va para ti.


http://lovingglance.blogspot.com

IRENE dijo...

Si no creyera en tus sueños... si no creyera en tu mirada más allá del horizonte!!!...no sería quien soy.Porque a tus sueños los he acunado yo, y a tus miradas le he borrado la linea definitiva.Porque te amo por lo que eres y más aún por lo que sé que seras, un andariego del mundo,un caminante que nunca estará cansado de andar y seguir soñando ,porque sé q cuando cumplas una meta ya tendrás otra por alcanzar,porque sé que lo harás, sino dejarías de ser simplemente TÚ.